CERCA DE LA REVOLUCIÓN

María, una compañera de nariz respingona, se apoya delante de mi escritorio.

-Estás loco –me dice.

 No le contesto.

-Hablame, ¡por qué no me hablas!

Tiene buen cuerpo, lástima esa cara de amargada.Leer más »