LA OFICINA

oficina

Ningún trabajo me sienta bien. Y eso que tuve varios a lo largo de mi mediana vida, si consideramos que estoy en los cuarenta y pico. ¿Qué querés decir, Emanuel? ¿Qué? ¿Querés ser un vago?

No. La vagancia también me cansa y además, con tiempo al pedo, uno empieza a hacer cosas absurdas como pagar para jugar un partido de fútbol. Cuando estás al pedo, hasta coger aburre. Lo peor es que entre las muchas boludeces que pensás, te terminás acordando de que lo único seguro en esta vida es la muerte.Leer más »

PERRO SALCHICHA

Jimena quería que tenga un trabajo, una actividad que me mantuviera ocupado y me diera unos pesos para llevarla a cenar. Por eso el domingo a la noche llegué puntual. El de seguridad me revisó con una especie de scanner y me preguntó qué quería. Le dije que era mi primer día en la empresa, me miró con una cara que no me gustó y llamó por teléfono al responsable del área técnica, la única abierta a esa hora.

Leer más »