LA NÚMERO NUEVE

Era una tarde de sol abrasador. Excursionistas debía ganar para evitar el descenso a la D. La Rubia y yo atábamos el trapo al para-avalancha por orden de “Puertita”, ex jugador y ahora líder de la barra. Como les ganamos varios picados empezaron a dejarnos un lugar en la tribuna. Brian siempre se ponía detrás de la Rubia para que nadie se hiciera el vivo; ella usaba esos shorts que dejaban en evidencia su potencia para pegarle a la pelota.Leer más »