FIN DE AÑO EN LA CIUDAD

 

   fin de año en la ciudadCuando faltaban dos días para fin de año, mi amigo Tony me invitó a tomar un rico vino a su casa. Eso no lo rechazo nunca, aunque llueva o truene. Vivo cerca de la estación, pero desde que me compré el Toyota, hace veinte años, no volví a viajar en subte.

   Sin embargo, esa tarde decidí prescindir de mi querido auto e ir bajo tierra. No sabía si quería pasar la noche del treinta y uno con Tony y su tía, o solo en casa. Sigue leyendo “FIN DE AÑO EN LA CIUDAD”