SIN TEMOR A LOS SENTIMIENTOS

foto con el viejo

Murió mi padre. Esto sí que va a ser difícil. Pero tengo que hacerlo. No por él, por mí. Necesito sacarme de la cabeza algunos de los tantos recuerdos hermosos que me dejaron cuarenta y cinco años de relación cercana e ininterrumpida. Nadie me quiso y nadie me va a querer tanto como él. Es fuerte saber eso. Pero es así. No me lo decía a cada rato, mucho mejor: lo demostraba en actos. Sigue leyendo “SIN TEMOR A LOS SENTIMIENTOS”

Anuncios

VOS YO NOSOTROS

NOS

No sé por dónde empezar. Quizás me trabo porque quiero hablar de varias cosas a la vez. Nunca había ido a Nueva York, pero desde hacía tiempo tenía ganas. O no tenía la plata, o no tenía con quien ir. Viajar solo después de los 30 años me suena (esto es muy personal) a anécdota que no querré contarle a mis nietos. Ahora bien, si tenés ochenta, está bueno recorrer el país con las excursiones de Pami, aferrado a la vida con uñas y dientes.

Pero yo tengo 44, unas millas acumuladas y una persona encantadora para viajar a la isla de la fantasía. Sigue leyendo “VOS YO NOSOTROS”

LA FINAL

Roma

“…comprendió con alguna amargura que nada podía esperar de aquellos alumnos que aceptaban con pasividad su doctrina y sí de aquellos que arriesgaban, a veces, una contradicción razonable…”

Las ruinas circulares

Jorge Luis Borges

 

LA FINAL

Casi no tengo recuerdos de la final de Italia 90.  Mi mente borró el sin sabor de esa noche aciaga a la que llegamos a los tumbos y con medio equipo suplente. “Ahí lo tenés a Calderón perdiendo otra vez ante la muralla alemana”, me decía uno que estaba sentado a mi lado en la tribuna. Mi familia se había desperdigado en las distintas alas del estadio. No era fácil conseguir entradas. Sigue leyendo “LA FINAL”

LA PASIÓN

piazza-vittorio-Turín

LA PASIÓN

“No hay ejercicio intelectual que no sea finalmente inútil”

Pierre Menard, autor del Quijote

Borges, Jorge Luis

¿Cuándo me enamoré del fútbol?

En el Mundial 90, antes de Alemania, Italia y Yugoslavia vino el partido de octavos contra Brasil. Si la memoria no me falla (pasaron 28 años) se jugó en el estadio de Torino, ciudad a la que llegamos desde Roma después de una larga noche de tren.

El partido era a la tarde, por eso el tiempo dedicado a recorrer pasadizos, museos, monumentos durante la mañana, a pesar de mis reparos. Sigue leyendo “LA PASIÓN”

EL CAÑO

Goyco

El de Italia 90 fue el mejor Mundial que me tocó presenciar. No sólo por las ciudades, los trenes, la pasta, las máquinas (léase autos), el calor napolitano, la cultura romana, la ropa, la elegancia, la modernidad dando sus primeros pasos, sino porque sería el último que viviría bajo el influjo de la pasión y entrega juvenil detrás de esos gladiadores averiados y rústicos que debutarían perdiendo contra Camerún en el partido inaugural.

Lo empecé a sentir días antes en los altoparlantes del colegio gracias a la belleza de la canción “Un Estate Italiana”. La voz áspera de Gianna Nannini me erizaba la piel al cerrar los ojos y rezar para que nos vaya bien como en México, a pesar del mal comienzo. Sigue leyendo “EL CAÑO”

LA FOTO

gol de diego 1 001

Esta crónica llega treinta y dos años tarde, pero como en el año 1986 no se me daba por redactar, lo hago ahora. Además no veo mucho entusiasmo mundialista, vamos a intentar meternos en clima rememorando una anécdota de México 86. Utilizaré la memoria selectiva que ha sabido conservar esta historia, aunque en parte se trate de una desdicha.

Empecemos por señalar que en aquel entonces yo tenía trece años. Una vez arribado a tierra azteca fui directo al estadio a ver el partido de Argentina contra Bulgaria. Ganamos y aseguramos la clasificación a segunda ronda. Bien. Días después me subí a un auto para ir a otro estadio (no recuerdo cuál) a ver un partido de Uruguay contra vaya a saber quién. Lo que sí recuerdo es que llevaba colgada del cuello una vieja cámara de fotos Canon muy buena para la época, pero que carecía de flash. De todas formas eso no me importaba, los partidos se jugaban de día y me interesaba poco y nada sacar fotos que no fueran de fútbol, así que no había inconvenientes para ejercer mi afición a la fotografía mundialista. Sigue leyendo “LA FOTO”

GRACIAS, RENÉ.

futbol

¿Qué puedo decir de René Houseman? ¿Que ayer cuando me enteré se me llenaron los ojos de lágrimas? ¿Pero por qué? Si sólo lo vi tres o cuatro veces. Que fue un gran campeón y un jugador irrepetible lo sabemos todos. A los que deseamos mirar partidos en donde haya algo más que el objetivo de meter la pelota en el arco, debería entristecernos, por una cuestión de nostalgia, al menos. Porque su muerte nos recuerda la desaparición de esa clase de jugadores. Pero yo no sé de fútbol ni soy periodista. Sigue leyendo “GRACIAS, RENÉ.”

VUELTA AL BARRIO

        galletas

     Volver al barrio de la infancia te cachetea con edificios que no esperabas, con vidrios polarizados, bares endemoniados, y también con bancos de plaza donde te sentabas a besar a tu primera novia.

    La nostalgia trepando por cada rincón de tu alma. No hay mejor forma de darte cuenta del paso del tiempo. Los objetos antiguos impresionan más que una panza avanzada, que una papada, o las tetas que te crecen sin que las puedas detener. Sigue leyendo “VUELTA AL BARRIO”

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: