TRAICIONES

zoo-animals-5-1398942

La discusión estaba planteada. Los muchachos, reunidos alrededor de la mesa, tomaban café, ginebra y fumaban. Abrió el juego Gonzalo, vendedor de seguros y coleccionista de banderines: “La peor traición es la amorosa. Supongan que le digo a mi mejor amigo, a vos, Carlitos, por ejemplo, –Carlos lo miró asustado– es más te recontra prometo, te juro por mis hijos que nunca voy a tratar de levantarme a tu mujer; no te digo que no le voy a echar un ojo, pero voy a reprimirme en caso de que algo me pasara con ella. Pero resulta que un día, no sé, pónganle tres meses después, o menos si quieren, me rajo con su mujer –Carlitos ahora lo miraba aterrado– ¡Terrible! Es la peor de las traiciones”. Sigue leyendo «TRAICIONES»

TRISTE JUEGO FINAL

ovillo

Estoy tan turbado que no sé por dónde empezar a contar, a descargar, a eludir para salvarme. La pluma me pesa entre los dedos temblorosos. Así no se puede, los leo a ellos y no se puede, y luego me acurruco en la cama a llorar y podría decir tantas cosas de ese llanto pero para qué si es tan bueno “Llorar a lágrima viva”, que ni vale la pena intentarlo. Claro que traté, no vayan a creer que soy un vago en busca de compasión. Sigue leyendo «TRISTE JUEGO FINAL»

PRIMERAS ARMAS

primeras armas

Como puedo verla sólo los domingos, tratamos de sacarle el mayor provecho al día. Es mi única hija, y su madre se las ha ingeniado para complicar nuestra relación. A pesar de todo, Mica me admira, conmigo se divierte, la pasa bien. La quiero mucho. Sus lugares preferidos son el parque Güemes, la Costanera y el Aeroparque. Le gusta mojarse cuando llueve, es una niña valiente, no sé a quién salió, yo soy un tipo urbano, y la arpía una intelectual de pacotilla que apenas sale de su casa. En cambio Mica es como esos duendes de las películas que parecen quietos pero cuando te das vuelta desaparecen. Sigue leyendo «PRIMERAS ARMAS»

LA CARTA DE ALICIA

la carta de alicia

No escribo, broto. Ese último beso aún lo siento en la piel. Es raro porque me corté con la cuchilla mientras preparaba la cena y sin embargo seguí recordando el beso que tanto esperé. ¿Por qué habrá sido tan tonto? Llegué a pensar en tropezarme para que tuviera que agarrarme. Martina, pobre Martina, tantas veces puso la oreja… lo peor es la línea gratis del celular. Pobrecita. Costó, pero Juan es así, siempre lo supe. Sigue leyendo «LA CARTA DE ALICIA»

LA PELOTA DE ROLAND

arco

Tendría que haber empezado a las seis, pero la lluvia y la neblina no lo permitieron. Prendí un pucho y levanté el cuello del impermeable buscando el humo de alguna hamburguesería. Los altoparlantes empecinados en mantener silencio. Quisiera decir que éramos al menos un puñado, pero mi alma gélida estaba sola. Diga que uno tiene esta cosa bien metida, porque era una tarde para estar en casa tapado hasta el cuello. Sigue leyendo «LA PELOTA DE ROLAND»

AMORES VIEJOS

ABUELOS

 

Hojeó el álbum familiar sentado en el sillón del cuarto; bebió un sorbo de su amado whisky escocés –no podía faltarle aunque su jubilación fuera escasa– y luego dejó el vaso sobre la mesa. En su falda cayó una foto en blanco y negro que mostraba a dos jóvenes sonrientes. La apiló en la cómoda junto al resto. Sigue leyendo «AMORES VIEJOS»

FIESTA DE DISFRACES

disfraz

 

Nunca me gustaron las fiestas de disfraces. No sé bien porqué, pero si me apuraran un poco diría que detrás de una máscara se pierde la identidad. Un amigo me contó que llegó a pasear en moto con una travesti enmascarada –que había conocido en una fiesta de disfraces– y que recién descubrió su verdadero sexo cuando se quitaron la ropa en el hotel alojamiento.

Sigue leyendo «FIESTA DE DISFRACES»