GRACIAS, RENÉ.

futbol

¿Qué puedo decir de René Houseman? ¿Que ayer cuando me enteré se me llenaron los ojos de lágrimas? ¿Pero por qué? Si sólo lo vi tres o cuatro veces. Que fue un gran campeón y un jugador irrepetible lo sabemos todos. A los que deseamos mirar partidos en donde haya algo más que el objetivo de meter la pelota en el arco, debería entristecernos, por una cuestión de nostalgia, al menos. Porque su muerte nos recuerda la desaparición de esa clase de jugadores. Pero yo no sé de fútbol ni soy periodista. Al final voy a compartir una nota bien escrita por un periodista de verdad. Yo sólo puedo decir que nosotros después del colegio jugábamos al fútbol en la cancha de baby de Excursionistas, de dos a tres de la tarde, más o menos, porque a esa hora llegaba él con sus amigos del barrio. Uno era un panzón que vendía diarios en Echeverría y Libertador. Ahora hay un edificio de oficinas de la puta madre ahí. Decía que venía Houseman y pateaba dos pelotazos contra la pared, y nosotros sabíamos que teníamos que irnos. Algo así como “rajen pendejos” pero sin abrir la boca, porque nunca nos dijeron nada, ni una palabra, con los dos pelotazos tronando contra la pared alcanzaba. La mayoría de las veces nos íbamos a patear la pelota desde el piso hacia la platea de la cancha de 11, el balón no debía tocar el piso, tenía que andar trepando los escalones ida y vuelta. No sé si eso nos divertía o no, me cuesta recordarlo, estoy hablando del año 84-85, por ahí. Nuestros juguetes eran muy limitados.

           Después crecí y me fui del Bajo Belgrano, pero hace diez años volví. Cambiado. Ya había reemplazado el vicio del fútbol por el de contar historias en un teclado. Y lo hacía en una estación de servicio de Libertador y Pampa que ya tampoco está. Varias veces, después de intentar los primeros cuentos, lo veía sentado en la entrada de un edificio, o caminando despacito con su cuerpito enclenque. Y estaba solo, y eso me llamaba la atención. Siempre por ahí, dando vueltas alrededor de la cancha de Excursio, con su mirada de muchacho travieso apagada, si no sabías que era un ex Campeón del Mundo, quizás pensabas que te iba a pedir una moneda. Dicen que nunca se fue del barrio, que jugaba borracho, y no sé qué otras cosas, ah… sí, que su primer sueldo lo repartió con sus amigos.

         Tipos que ya no quedan. Barrios que ya no quedan. Basta dar una vuelta por las cuadras del Bajo Belgrano para intuir que René ya no encajaba por ahí.

         64 años. Qué joven que era, la puta madre. Y digo una cosa más: una vez llovía, no podíamos jugar a esa pedorrada de patear la pelota por las escaleras de la tribuna, entonces nos sentamos en el banco a mirar el picado de Houseman con sus amigos porque la cancha de baby tenía techo: ¿Y qué puedo decir de lo que vi? Gracias, René, por el fútbol.

https://revistazoom.com.ar/toda-la-vida-en-una-orilla/

Anuncios

Un comentario sobre “GRACIAS, RENÉ.

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: