CONSEGUÍ EL LIBRO ELECTRÓNICO ACÁ

 

tapa novela ponzi en amazon 3

 

Un militar autoexcluido del Ejército Argentino vive una tranquila y solitaria vida en Buenos Aires, pero un día un amigo a punto de morir le pide que le entregue un portafolio a un fiscal de Entre Ríos, para eso deberá salir a la ruta y lidiar con una facción del Ejército que no quiere que el maletín caiga en manos de la justicia.

 

Ponzi empezó a gestarse hace muchos años. Ya no recuerdo cuántos, pero sí que fue en una oficina, más precisamente en la oficina de mi último trabajo “serio”. Porque seamos sinceros, si no sos un autor conocido, cuando te preguntan a qué te dedicás y decís que sos escritor, tenés que andar aclarando de qué vivís. Es así. Ya no es como antes. Hace cuarenta años decías que eras escritor, y aunque se supiera que no ganabas plata, el oficio poseía un aura de prestigio dado por la limitación de los libros en papel. Y se escribía igual que ahora, o tal vez un poco menos porque la crisis llegó hasta los consultorios lacanianos, y hoy muchos optan por el lápiz y el papel para hacerle frente a la angustia. No es mi caso. Soy tan vago que prefiero dominar la neurosis despatarrado en el sillón mirando el techo. Para mí escribir no es un placer, sin embargo llevo veinte años haciéndolo. No me pregunten por qué. Quizás porque el resultado garpa, le da de comer al alma, eso hay que reconocerlo. Decía que hoy existen tantos escritores como cuentas de Facebook. Hay para todos los gustos. Está buena esa diversidad, es cuestión de buscar y dar con lo que a uno le resulte. Borges decía que si un libro a la segunda página no te gustaba había que abandonarlo. Un adelantado. Hoy los ebooks dan esa posibilidad, en un lector electrónico podés meter más de mil a muy bajo costo.

Por eso te invito a probar la historia de Ponzi. Sale menos que un combo de McDonald’s, menos que cuatro litros de nafta. Y este combustible te va a llevar mucho más lejos. Eso creo, al menos.

Gracias.

Guido

Pd: Ah, además en Amazon podés leer gratis las primeras páginas.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑